Así fue el calvo que BEETHOVEN hizo al Emperador, con un servil GOETHE mirando ESTUPEFACTO

⇓⇓⇓⇓⇓⇓

 

Cénits intelectuales y artístico-culturales; gana quien diga más. Empiezo:

Renacimiento italiano, Siglo de Oro español, filosofía y letras alemanas de primeros del XIX, de primeros del XX…

Ese Goethe

Una suerte de Aristipo de su época. Y en la anécdota de marras, que sirve para formar el titular del presente post, Beethoven sería Diógenes

> Nada servil <

Beethoven.

Una vida sufrida y bajo presión constante, atravesando tempestades, sobre todo las de esa angustiosa enfermedad que le provocó la sordera. Crudelísimo destino y dificultad tremenda que en cualquier caso sorteó. Era un hombre fuerte, decidido y admirable.

Así y todo, su música también viaja por el espacio representando lo Mejor de la Humanidad

Respect.

Y es que hemos de estar a la altura de la tecnología, a la altura de lo Mejor y de los mejores. Ludwig van B. fue uno de esos, y nos inspira.

Hoy nos habla de forma peculiar, como lo hizo a las gentes de su época; nos habla a través del tiempo por medio de sus escritos, que no eran libros, ni cartas. Juan del Valle nos lo explica.

Esas gentes eran los vieneses, que esta vez tuvieron a bien no incurrir en nuevas vergüenzas y prestaron a Beethoven una ayuda y un soporte más que merecido.

Pese a todo su tormento, que comenzó con una infancia y juventud dura y super-exigida, nuestro protagonista de hoy entregó piezas de incalculable belleza. De su sufrimiento brotó, o hizo brotar, lo sublime.

Por culpa de su obsesivo padre pudo haber aborrecido la Música, pero el vástago llevó ésta a un nuevo nivel. 

Hoy Juan del Valle pone voz a Beethoven. Escuchamos al displicente de Bonn que combatió la frustración y la angustia con admirable dignidad y generando obras magníficas.

Nosotros, que sí podemos escuchar, escuchemos sobre aquel que un buen día (un mal día) ya no oía absolutamente nada.

Entre Valentina Lisitsa, Hillary Hahn, Mitsuko Uchida y el sordo genial anda el juego:

ΑΩ