El anhelo de Espartaco fue, y ES, el DESEO de TODO HOMBRE

⇓⇓⇓⇓⇓⇓

 

Todo Hombre tiene un anhelo M Á X I M O:

> LA LIBERTAD <

Conquistar su libertad; sentirse y vivir l.i.b.r.e.

Y si bien la esclavitud no era algo necesariamente negativo en la antigüedad, ni sinónimo de una vida sufrida y desgraciada (como Juan del Valle nos explicará en un próximo audio) nuestro protagonista de hoy no estaba hecho para ese tipo de vida. 

Espartaco estaba hecho de otra pasta. 

Espartaco era un badass

El tracio. El búlgaro. 

Seguramente hubiera conseguido con facilidad la deseada rudi, la Espada de Madera,  y con ello su ansiada libertad, suprimida por los todopoderosos romanos. 

Debía de ser un tipo inteligente este tal Espartaco. Sin duda un líder, que con sus acciones y energía inspiró a muchos en su empresa rebelde, en su lucha, en su huida. 

El ejemplo de Espartaco eleva a categoría de payaso malo a otros autodenominados ‘rebeldes’ como el separata Puigdemont y compañía. 

La historia de nuestro tracio ha merecido grandes películas y ballets en su honor, en su recuerdo. 

Los separatas dan para memes mofantes… 

Crasa diferencia. 

Además de líder, de una más que probable inteligencia fuera de lo común, en Espartaco cabe considerar otra cualidad y calidad digna de admiración: esa nobleza, esa hidalguía y sentido de responsabilidad que le impelió a permanecer con aquellos a los que inspiró, todas las personas que se sumaron a su causa, a su aventura. 

Craso error… No obstante. 

Juan del Valle nos lo explica en otro gran audio para el recuerdo. 

Los avatares del destino son inescrutables. Quizás no fue error, y las hazañas de Espartaco se conjugaron con las de su nemesis, Roma, en un verbo necesario para la posteridad, para conciencia, lección e inspiración de todos, en una Victoria perfecta. 

> Luchar

Por la Libertad, por el Dominio, por la Paz, por el Poder…

Por la Venganza… (Que cuando no es medida, no suele salir bien). 

Por Espartaco, y por Roma va nuestro podcast de hoy. 

Sobre todo por el primero. Aquel Hombre Libre de espíritu, que quería ser libre de facto. Y que luchó por ello. 

ΑΩ