#Reflexione$$ 2. Sobre la BATALLA DEL LENGUAJE

Hemos asistido últimamente a hechos periodísticos y redaccionales de infausto desenlace

Tal desenlace ocurre en el subconsciente, que es donde pasa TODO y lo opera TODO, lo cual os da la medida de la trascendencia e importancia de lo que aquí vamos a exponer hoy.

El subconsciente es al imaginario colectivo, lo que el individuo a la sociedad. El lenguaje afecta, evidentemente, ambas esferas.

Los hechos a los que aludo son en realidad diarios, constantes, numerosísimos, y están por todas partes. Pero en los últimos días han sido en concreto dos (2), particularmente, los que me imponen realizar este escrito, que asumo como una llamada al deber. Hay que alertar, hay que hacer crítica, y hay que despertar.

Vamos a ello. Tales casos son:

  1. La muerte de la abyecta etarra Belén González Peñalva

  2. La muerte del mamarracho desequilibrado Charles Manson

Pues bien, no han sido pocos los medios de comunicación que no han dudado en titular la primera noticia empleando el adjetivo ‘histórica’, al aludir a la canalla finada. 

Entre ellos, ElMundo.es 

Temo que no ha sido obra de un becario infante y constato que la redacción del medio  hace poca observación de las implicaciones que el lenguaje tiene y que conllevan una profunda responsabilidad social; es más, responsabilidad que va más allá del momento presente y que influye en las posteriores generaciones, haciéndose tal dimensión universal y penetrante a través del Tiempo, la Historia. 

Lo constato pues si bien ElMundo ofrece a diario unos excelentes artículos y piezas de opinión, su redacción de tropa perpetra faltas graves como es el caso de la segunda noticia que he indicado. Veamos tal:

Mientras a la etarra se le adjetivaba con ‘histórica’, al despreciable ser Charles Manson se le calificaba de ‘célebre’, por lo menos en la versión inicial del texto publicado. Veo ahora que la pieza está modificada y la palabra, que tanto y tan subterráneamente, positivizaba al protagonista de la noticia, ya no está presente. El redactor de la pieza o bien sus superiores debieron advertir a posteriori que aquello chirriaba. O quizás los propios lectores llamaron la atención (no pocas veces, entre tanto VÓMITO y torrente de comentarios pobres e intrascendentes en la nube, donde los puñetazos son propinados al aire, algunos lectores aportan observaciones realmente valiosas). 

Disculpe usted: ‘Histórica’ NO. Sanguinaria. Despreciable. Asesina. 

O simplemente, terrorista. O simplemente, etarra. Con eso basta; eso informa y es lo objetivo.

Yo hubiera titulado de forma similar a como hizo ABC (atendamos a la literalidad): 

> Muere la sanguinaria etarra Belén González Peñalva <

Sin añadir ‘histórica’; no ha lugar, pues esta palabra connota, otorga algo así como un halo de glamour, al igual que ‘célebre’ aludiendo a Charles Manson. Fijémonos en la raíz del vocablo:

CÉLEB_RE >>> Celeb_rar >>> Se le celebra.

¿Celebrar a Charles Manson? WTF.

No way.

Ni la primera es ‘histórica’ (la etarra Peñalva), ni el segundo es ‘célebre’. Por cierto, Manson no era exactamente asesino (otra falta de precisión de muchísimos medios de comunicación, y que se extiende sin oposición entre la audiencia, conformando así una Historia y un dominio público lleno de imprecisiones y fake news). Materialmente, el ínclito nada o poco tuvo que ver en la atroz matanza a Sharon Tate y compañía. Este sujeto lamentable lo que hizo fue obrar intelectualmente. Pero esa historia corre por otros derroteros… 

Centrémonos: 

Los que estamos del lado del bien (que somos la mayoría de personas) no podemos perder la BATALLA DEL LENGUAJE. Es crucial. Ya hemos hecho muchas concesiones, hemos bajado la guardia numerosas veces, y persistimos en el error

Dejemos de hacerlo. Vamos a estar atentos y firmes, siempre.

Ganó la ETA (obsérvese con especial atención el artículo ‘la’) y todo su entorno (PNV, Partido Naci-onalista Vasco, y medios afines incluidos) cuando impuso su lenguaje y su vocabulario. Ganaron la batalla del lenguaje, ese espacio mental (que no es baladí sino importantísimo y trascedente) seduciendo con su código y haciéndolo penetrar. Se adoptó; muchos medios, por inocencia, desidia, desconocimiento (intolerable en un oficio cuya materia prima y herramientas son las palabras) sucumbieron, toleraron y acabaron por participar de ese lenguaje. Y así seguimos y estamos.

Se cedió ese territorio, y no se peleó. La rendición fue servida en bandeja de plata a los criminales. 

Bien lo explica Álex Grijelmo, uno de los responsables del libro de estilo de El País, en su libro sumamente recomendable La seducción de las palabras. Un recorrido por las manipulaciones del pensamiento (Editorial Taurus), que fue de los primeros que adquirí, de motu proprio, cuando comenzaba la carrera en Periodismo. 

Desconozco en qué términos está actualmente establecido el libro de estilo de El País, y su grado de cumplimiento entre la redacción, pero en dicho obra Grijelmo, ya hace más de 16 años, alertaba sobre la batalla perdida del lenguaje. 

Perdone usted, pero ETA no es ‘organización’, es BANDA. Una banda. Terrorista, mafiosa, asesina, criminal. Una asquerosa y cobarde banda. (Hay mafiosos de honor respetables; no es el caso de la ETA).

Hay una gran diferencia entre:

La ‘organización terrorista ETA

y

La ‘banda terrorista ETA

> La ETA <

Esos de la ETA… Esos despreciables. Esos mequetrefes, esos matarifes criminales. 

¿Se percibe la diferencia? A buen entendedor…

Y no había ‘conflicto’, ni siquiera ‘conflicto armado’. Ni guerra. Y obviamente, tampoco una ‘lucha armada’ (lucha… Ohh, cuán noble suena, cuán épico), que era lo que los asesinos y los tontos proferían en un ejercicio de propaganda continuo. 

Guerra y conflicto implican un tú a tú entre partes legítimas, entre Estados, países, etc. Un asunto de calado mayor. ETA era y es una banda… Patética, ignorante, traficante, nazi y fascista, además de cutre. El ámbito es policial. Contra delicuentes y asesinos actúa la policía y la Ley. Destino: la cárcel. Otra cosa (todo eso de la motivación ulterior política y demás estupideces y patrañas) es darse (y darles) mucha importancia…

De igual modo está sucediendo con otro tema de nazis de rabiosa actualidad: el caso catalán. Aquí uno de los ejemplos más descollantes, entre muchos otros (que podemos comentar, analizar y discutir en El Círculo de SkôahL*), es eso de ‘presos políticos’. 

Y así, tantas cosas. 

Me perdonan de nuevo, pero NO:

Refirámonos a > políticos presos <

Que es bien diferente

Y eso es lo preciso, lo objetivo. 

Lo otro es permear el subconsciente, haciendo una burda manipulación

Claro que como la mayoría de la población no está alerta ni se le forma acerca de los peligros del lenguaje, de aquellos barros

Barros que se originan en el colegio, y como no se limpian ni corrigen en casa, ni en las facultades, ni en las redacciones, ni en los foros de Internet, es entonces cuando se pierde la batalla del lenguaje. 

Porque no estamos armados, y nos dejamos asaltar por el enemigo. Peor aún, cedemos y claudicamos a la primera de cambio.

No será ni es así en www.SkoaLSad.net, donde llamamos y llamaremos siempre a las cosas por su nombre

Ha muerto Charles Manson, célebre asesino.

∝ 

Ignacio Relaño aka > $kôähL $ád <


* L@s interesad@s en unirse pueden enviar un e-mail de solicitud a 
la dirección indicada en el apartado 'Contacto'.