ANTONIO VIVALDI, el cura pelirrojillo que prestaba atención a lo MINÚSCULO

⇓⇓⇓⇓⇓⇓

Más allá de Las Cuatro Estaciones… Nos encontramos con:

> La mandolina y el flautino <

Con Monteverdi y con Vivaldi

El primero, de nombre Claudio, padre de la música clásica tal como la conocemos hoy; el segundo, uno de los maestros del barroco y de la música de cámara. Un diletante de la vida muelle, que diría Umbral.

Imagina una cosa…

Ponte en el lugar y en el tiempo:

Imagina que vives en la Venecia a caballo entre el siglo XVI y XVII. Y que un buen día te levantas con muchas ganas de escuchar música…

No tienes ordenador, ni iPod, ni teléfono móvil, ni disc-man, ni walk-man, ni un giradiscos, ni pletinas de cassettes… No hay enchufes. 

¿Cómo harías entonces para escuchar MÚSICA?

Esa Diosa…

Juan del Valle responde.

ΑΩ

Los comentarios están cerrados.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑